Entradas etiquetadas como ‘totalitarismo HANNAH ARENDT’

Protegido: HANNAH ARENDT. Análisis del Totalitarismo

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Anuncios

Protegido: HANNAH ARENDT. El juicio a Eichmann

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: HANNAH ARENDT. La condición humana y propuesta política

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Protegido: HANNAH ARENDT. Esquema del texto.

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación:

Legalidad / ilegalidad / terror

En dictaduras y tiranías, lo que hay es un hombre que busca acumular todo el poder en sí mismo, para darle lugar a la satisfacción de sus propios deseos. El poder debe ser suyo y debe ser utilizado para sus propios beneficios. Platón, en la República, define a las tiranías como los gobiernos de aquellos hombres que le dan lugar a la más grande de las desmesuras, procurando que todos sus actos se den con el único fin de satisfacer sus placeres. Así, el tirano o el dictador es quien pasa por alto toda legalidad para dominar, desde su propia voluntad, a la realidad.
En los totalitarismos del siglo XX, sin embargo, es algo diferente lo que pasa. El líder totalitario no busca encapsular todo el poder en sí mismo y para sí mismo, sino que busca obtener todo el poder para que se logre el objetivo de dominar toda la realidad y hacer transcurrir a la Historia en su curso verdadero y necesario. Es decir, el líder totalitario no tiene como objetivo principal su propio bienestar o la satisfacción de sus placeres; más bien, lo que considera es que la realidad tiene ciertas Leyes naturales y definitivas que él ha sabido leer o interpretar, por lo que es su obligación el procurar que la Historia avance siguiendo esas Leyes, sin contradecirlas a ningún nivel. Así pues, en los Totalitarismos lo que hay no es tanto hombres sedientos de poder, sino más bien hombres que creen haber encontrado las verdades absolutas que dominan el transcurso de la realidad entera. Se tiene el convencimiento de que la Historia ha venido siguiendo un transcurso necesario, y de que se está en un momento en el que hay que dar el paso definitivo para que la Verdad de las Leyes se haga una realidad en el mundo. Cualquier indicio de contradicción a esa Verdad Natural tiene que, a toda costa y desde la raíz, ser exterminado. Por ello, el líder totalitario no se ve a sí mismo como a un opresor, sino más bien como a un liberador de la humanidad: en efecto, bajo su perspectiva, él la está guiando a través de los caminos que la llevarán hacia su consagración final: la “higiene racial”, por ejemplo; el comunismo, por ejemplo.

http://memoriasdesimismo.wordpress.com/category/arendt/

 

Protegido: Hannah Arendt.ppt

Este contenido está protegido por contraseña. Para verlo introduce tu contraseña a continuación: